Tres artículos.

-Todos los humanos, pese a nuestra condición de creyentes, cristianos, católicos religiosos, consagrados, sacerdotes, obispos, cardenales y papas, somos, ante Dios,

PÍLDORAS PARA LA PENITENCIA

-Todos los humanos, pese a nuestra condición de creyentes, cristianos, católicos religiosos, consagrados, sacerdotes, obispos, cardenales y papas, somos, ante Dios,

pecadores. Es decir, hemos faltado de pensamiento, palabra, obra u omisión, en alguno o muchos momentos de nuestra vida, a los mandamientos de la santa Ley de Dios.

-Así lo expresamos a diario todos los participantes en la eucaristía (misa), cuando al inicio de la misma, decimos :”Yo pecador me confieso a Dios y a vosotros hermanos que he pecado mucho….Y también todos proclamamos:”Porque sólo Tú eres santo”.

-“Si dijéramos que no tenemos pecado, nos engañaríamos a nosotros mismos y la verdad no estaría en nosotros”( I Jn 1,8)

-Jesús en el Evangelio nos dice: “Sed santos, porque vuestro Padre celestial es santo.”

A quien le llamaba “maestro bueno” le contesta:”¿Por qué me dices bueno?. Bueno sólo es Dios”, “Convertíos y creed en el Evangelio”, “Yo os digo: Si no hacéis penitencia, todos pereceréis igualmente”.

-“Todo árbol que no de frutos buenos, será cortado y arrojado al fuego”. “He venido a llamar a los pecadores a penitencia”.”He venido para que tengáis vida y vida abundante.

-“La verdadera penitencia consiste en llorar o detestar los pecados cometidos y éstos no volverlos a cometer”( S.Gregorio Magno)

-La penitencia es una verdadera vuelta a Dios del que uno estaba alejado por el pecado.

-“Volveos, convertíos a Mí y seréis salvos”(Is45,22)

-“Si confesamos nuestros pecados, fiel y justo es el Señor para perdonarnos y limpiarnos de toda iniquidad”(I Jn 1,9)

-“Si vivís según la carne moriréis; pero si con el espíritu mortificáis las obras de la carne, viviréis”(Rom.8,13)
MIGUEL RIVILLA SAN MARTÍN

SENTIR A DIOS.

Con Dios suele pasarnos como con el aire. Todos sabemos que existe. Nadie le
ha visto ni tocado, pero nadie puede vivir sin el aire. Cinco minutos sin
respirar y moriríamos. Sólo de vez en cuando oímos y sentimos al aire.
Como fuerte vendaval o como suave brisa.

Dios es inmaterial, es espíritu puro. Estamos incapacitados, mientras
vivimos, para ver a Dios. Nos pasa a los mortales como al ciego de
nacimiento que está incapacitado para ver y menos conocer los colores, por
muchas explicaciones que se le dé.

Es una inútil pretensión para cualquier humano, afanarse por ver, tocar,
entender a Dios. Sólo podemos aspirar a oír y sentir a Dios, tanto dentro
como fuera de nosotros mismos.

De mil modos y maneras podemos sentir a Dios. En la naturaleza, en el
macrocosmos, en el microcosmos, en la propia conciencia, en el amor de y a
los demás, en el silencio de la oración y contemplación, en la lectura de la
Biblia, el Evangelio o un buen libro, en una plática, en una visita al
sagrario o a una persona enferma o necesitada etcétera.

Lo más importante no es sentir a Dios, sino buscar a Dios hasta encontrarnos
con Él. Sólo entonces se experimenta la verdad de la frase de Sta Teresa. :
¡SÓLO DIOS BASTA¡

MIGUEL RIVILLA SAN MARTÌN

Y DIOS ME CONTESTÓ

Si fue en sueños o en un momento de enajenación, lo cierto es que formulé a Dios una pregunta atrevida, a la que benévolo y sonriente Dios me contestó.

-¿Qué es lo que más le sorprende de los hombres?

*Que se cansan de ser niños por la prisa de crecer y luego desean regresar a ser niños.

*Que pierdan la salud por tener dinero y luego pierdan el dinero por tener salud.

*Que preocupándose tanto del futuro, descuiden su presente; y luego no vivan ni el presente ni el futuro.

*Que vivan como si no fueran a morirse y mueran como si no hubiesen vivido

*Que se agiten con problemas de su vida y no depositen su vida en mis manos.

*Que se fíen más de sus planes que de mi amorosa y paternal providencia.

*Que con la libertad e inteligencia que tienen, apuesten por lo perjudicial y lo peor.

*Que por amor les entregué a mi Hijo y me pidan todavía más señales de mi amor

*Que me visiten muy pocos, cuando día y noche les estoy aguardando sacramentado

*Que me pidan cosas materiales y no me pidan las espirituales: su salvación eterna.

*Que teniendo a mi misma madre por madre suya, vivan como hijos huérfanos.

MIGUEL RIVILLA SAN MARTIN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: