La Esperanza que no defrauda

Con la Solemnidad de Cristo Rey, terminábamos, la semana pasada, el Año cristiano. Una semana más tarde abrimos de par en par las puertas al nuevo año y con él, al Adviento; tiempo de espera, tiempo de esperanza, tiempo de preparación interna al día en el que el Sol iluminó la tierra y a los hombres de buena voluntad.

Serán cuatro semanas, como bien significa las múltiples coronas de adviento que se colocan en las parroquias, templos e incluso en nuestras casas: costumbre decorativa pero simbólica a la vez, pues nos recuerda que el tiempo pasa, que la vida se gasta y que hay que aprovecharla porque “el dia que menos lo esperéis viene el Hijo del hombre”, que nos dice el Evangelio de hoy.
Y es que, si nos preparamos con el Adviento para conmemorar la venida de Cristo en carne mortal, ¿estamos realmente preparados para la venida de Cristo al final de nuestra vida? No sabemos ni el día ni la hora y, en mi corta experiencia, os puedo decir que ya he tenido que presidir exequias de cristianos de todas las edades: desde niños de apenas dos meses, hasta ancianos longevísimos que rozaban, si no pasaban poco, los 100 años, pasando por adolescentes de 19 o padres de familia de 40. Todos sabemos que al nacer se inicia para nosotros un cronómetro que no suma, sino que resta, que no aumenta sino que disminuye, que no va adelante, sino hacia atrás y en esta sociedad descreída y confiada, creen que si no se piensa no existe y que si no se habla o no se ve nunca llegará. Pero sabemos que llega… y ¿estoy preparando mi defensa?
Las primeras semanas del Adviento nos marcan esas pistas. “(…) Y es hora de despertarnos del sueño, la noche está avanzada y el día se echa encima (…) pertrechémonos con las armas de la luz (…)” nos ha dicho hoy san Pablo en su carta a los romanos. Es un grito, una llamada de atención, un golpe en la mesa que nos haga reflexionar, no sea que estemos poniendo demasiado empeño en otras cosas que no son las que realmente importan.
¿Queremos luchar por España? ¿Queremos honrar a los que dieron su vida por nuestra patria? Hagamos realidad lo que ellos quisieron alcanzar y que algunos ya lograron, la santidad de vida. No hay mejor manera de luchar y de demostrar el error de aquellos que quieren acabar con la fe, en primer lugar, demostrando que es imposible vivirla, que no se puede soportar el Evangelio porque es utópico e idílico. Eso implica que nunca veremos, con los ojos de la carne, el resultado de nuestro esfuerzo pero, ahora sí, estaremos preparando el verdadero adviento del Señor. ¿Cómo doce hombres fueron capaces de cambiar la faz de la tierra en tan poco tiempo? Sabiendo que todo lo podían en Aquel que los confortaba. ¿Cómo lucharon nuestros héroes por la verdad de su fe de católicos y españoles? ¿Acaso con violencia? Cuando fue necesaria si, pero, los que hoy miramos, no sin cierta envidia, recibiendo el premio de Dios, lo hicieron con la mansedumbre del que sabe que aunque padezca, la Verdad saldrá triunfante…porque estuvieron preparados para cuando vino el Hijo del hombre.
Quizá nuestro encuentro con el Señor no se de esa manera. Pero preparémoslo con el mismo ahínco, con el mismo tesón, con la misma pasión: y cuando venga, estaremos listos con las lámparas encendidas para recibirle.
Tiempo de Adviento. Tiempo de esperanza que no defrauda. Tiempo de prepararse, dejándose se luces, atracones y comilonas, porque Él vendrá y no tardará. Hagamos creíble el Evangelio con nuestra vida. Demos un buen guantazo a los que dicen que en España, la fe muere, la Iglesia se termina y Cristo ya no tiene cabida. Si somos lo que tenemos que ser, prenderemos fuego al mundo entero. (Santa Catalina de Siena. Virgen y Doctora de la Iglesia)
Con mi bendición.
P. Juan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: