APUNTACIONES SOBRE CAPITALISMO, SOCIALDEMOCRACIA Y DERECHA

El mundo entero vive y sufre una grave crisis económica y social desde hace seis o siete años, que se originó en Estados Unidos por obra y gracia de muy determinadas especulaciones financieras. Sin embargo, en casi todas partes, y muy concretamente en España, las culpas del fracaso de las ambiciones capitalistas se atribuyen en muchos ambientes políticos y sociales a las diferentes versiones de la socialdemocracia y a los más o menos logrados intentos de construir y mantener un «Estado de bienestar».

Por eso en tales ambientes se pretende salir de la crisis recortando los gastos sociales y reduciendo al mínimo las revisiones y responsabilidades del capitalismo. Los Estados alegan que tienen poco dinero y que por eso no pueden gastárselo en ayudar a los pobres, que son muchos y crecen día tras día, por lo que han de dar preferencia a los bancos y entidades financieras para que estas y aquellos puedan normalizar cuanto antes sus negocios y de esta manera acaben con la crisis que ellos mismos han provocado.
Como yo sé poco de economía y finanzas, hay dos cosas que me llaman mucho la atención: una es que el capital, el dinero, haya desaparecido o se haya volatilizado en un gran volumen y en muy concretos espacios; la otra es que para recuperarlo se utilice el procedimiento de reducir lo más posible el importe de los sueldos y salarios de los trabajadores junto al de incrementar cuanto se pueda las retribuciones de los altos dirigentes de las empresas y entidades afectadas. ¿Cómo es posible que ningún Estado investigue dónde pueden estar los dólares, euros, libras, francos, etc., y no le pidan cuentas a quienes lo manejaban? ¿Cómo es posible que alguien crea encontrar la solución a la crisis en el aumento de la distancia económica y social que separa a los trabajadores –no digamos parados– de los potentados?
Gobiernos de izquierda y derecha, junto a los altos y calificados dirigentes económicos, nos dicen que podemos y debemos salir de la crisis si ponemos en práctica un sencillo método: trabajar más y ganar menos. Como los pensionistas no están, por regla general, en condiciones de trabajar, sólo tienen que hacer una cosa: aguantar como puedan la reducción de su limitado nivel de vida. Quienes no tengan pensión, quienes la tengan sólo por un tiempo reducido, que se busquen la vida como puedan. Y los parados y quienes pueden serlo, que se salven sin pedir socorro y por sus propias fuerzas y métodos.
Ni izquierda ni derecha, ni capitalismo ni socialdemocracia, saben cómo salir del lío que nos han armado.

ANTONIO CASTRO VILLACAÑAS
EL RISCO DE LA NAVA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: